Novasur en IEC con Yoho Ahoy 4

Los pequeños de Prekinder de la Tía Carolina fueron invitados por el Equipo Novasur a presenciar el video educativo de Yoho Ahoy 4. Para ello ocupamos el comedor de los pequeños, debido a que la sala “Novasur” aún no está implementada.

Yoho Ahoy es una animación sin diálogos que nos relata las historias de una tripulación de bebes en un barco pirata. En la primera parte vemos a los pequeños piratas dispuestos a brindar luego de izar la bandera cuando accidentalmente uno de ellos deja caer la bandera. En la segunda parte vemos cómo los pequeños bucaneros deben levantarse a media noche para solucionar un problema que se ha producido con el ancla. El programa permite aprender cómo la organización y el trabajo en equipo son fundamentales para lograr un objetivo.

[rockyou id=93161615&w=500&h=375]

 

Cómo trabajar los trastornos de lenguaje

El 50% de los docentes asegura tener en sus clases a niños con trastornos de lenguaje. En este artículo distintos especialistas recomiendan actividades para tratar los TEL.

Imagen color del logotipo de revista Educar

Nicolás, un alumno de 8 años, con TEL (Trastorno Específico del Lenguaje) Mixto de predominio expresivo, asistió a una escuela de lenguaje de los 5 a los 6 años. Cursa segundo básico en una escuela municipal de la comuna de Recoleta.

El alumno presenta dificultades en el procesamiento de la información auditiva verbal, en memoria verbal secuencial y en estructuración de oraciones complejas. Su vocabulario es restringido en relación con su edad y grupo de pares. Manifiesta deficiencias en la coherencia y cohesión de su discurso, es decir, falta variedad léxica, uso de conectores y mantención del tópico.

Es fundamental incorporar los niveles linguísticos al trabajo de los subsectores de aprendizaje, es decir, que sean dominio de los profesores que están en el aula“.
(Geraldine Gibson, educadora diferencial)

Mantiene su atención y concentración en las actividades propuestas. Está conciente de los problemas que presenta en el área de lenguaje, lo que interfiere en su participación en actividades que requieren respuestas verbales o exposiciones frente al curso, a pesar de lo cual, manifiesta motivación hacia el aprendizaje.

Su rendimiento es regular. Presenta una lectura silábica y una comprensión literal de textos simples”. Este caso no es un hecho aislado y se repite con frecuencia en la sala de clases. Lo importante es que el profesor sepa cómo trabajar con un niño como Nicolás, para que no quede atrás en relación con sus compañeros.

CÓMO ENFRENTAR ESTA REALIDAD

En primer lugar, hay que recordar que el TEL consiste en un retraso en la adquisición del lenguaje bastante notoria, de por lo menos uno o dos años respecto de la edad cronológica del alumno. Esto se traduce en problemas expresivos (a esto se llama TEL Expresivo), que consisten, por ejemplo, en dificultad para articular los fonemas de una palabra. Y también pueden coexitir problemas de tipo comprensivo y expresivo (TEL Mixto), en que el alumno no sólo tiene dificultades para pronunciar en forma correcta, sino para comprender aquello que está leyendo o escuchando.

Pero, en segundo lugar, hay que saber cómo trabajar con un niño de estas características en la sala de clases. “Los TEL son de diverso grado, y ejercen un impacto importante durante la educación inicial –explica Amanda Céspedes, neuropsiquiatra infantil de la Universidad de Chile-. La relación más directa es con el aprendizaje de la lectura y suele relacionarse con dificultades para adquirir la conciencia fonológica. Por lo tanto, es de rigor aplicar adecuaciones curriculares, en especial modificar el ritmo de exigencias en lectura y escritura”.

Geraldine Gibson, educadora diferencial que trabaja en el proyecto de integración de la Escuela Principado de Asturias, en Puente Alto, sostiene que en un caso como el de Nicolás, que tiene TEL Mixto, es necesario que la profesora de aula haga una adecuación curricular en lo metodológico. Pero aclara que esta adecuación no tiene por qué ser significativa, es decir, no tiene por qué consistir en una modificación de objetivos o contenidos.

Sin embargo, hay que tener presente que, tal como explica Amanda Céspedes, “suele ocurrir que un niño con TEL en primero básico deba trabajar con material de apresto para la lectoescritura (material que se usa en kinder, que inicia al niño en el reconocimiento de fonemas, en la asociación fonema-grafema, y en los primeros trazos de la escritura u orientación de las letras), o que un alumno de segundo básico que recién está decodificando, deba trabajar con material de Primero. Lo mismo ocurre en matemáticas, ya que los chicos con TEL suelen acceder tardíamente al pensamiento lógico simbólico”.

ESTRATEGIAS METODOLÓGICAS

Al preguntarle a Geraldine Gibson qué actividades podría incluir la profesora de Nicolás –que está en Segundo Básico- en la adecuación curricular de este alumno, ella explica que, en primer lugar, “el currículum del curso tiene que ser flexible y diversificado. ¿Qué significa diversificado? Que hago un currículum tan rico en experiencias de aprendizaje que todos aprenden, no importa si un niño presenta o no TEL. Ahora, en segundo lugar, los niños con TEL requieren metodologías no muy distintas al resto de los alumnos, pero hay una intención, trabajar todos los niveles linguísticos del lenguaje, y este foco debe estar presente en cualquier adecuación curricular”.

Verónica Pesse, fonoaudióloga, y Geraldine Gibson, coinciden en que en cualquier adecuación curricular hay que poner énfasis en actividades que desarrollen el lenguaje expresivo, en sus tres niveles: fonético-fonológico (praxias, discriminación auditiva de fonemas), morfosintáctico (por ejemplo, la construcción gramatical de las oraciones) y el nivel semántico (aquí se debe estimular el correcto uso de las palabras y la extensión de vocabulario).

50% de los profesores dice tener niños con problemas de lenguaje.
(Encuesta Fundar, Ediciones PUC 2003

Además, es necesario incorporar actividades que desarrollen el lenguaje comprensivo en sus tres niveles: fonológico (memoria, asociación y discriminación auditiva), morfosintáctico (comprensión de absurdos, completación de oraciones) y semántico (estimular el conocimiento de palabras y temas, desarrollo de vocabulario pasivo).

“La idea es incorporar los niveles linguísticos al trabajo de los subsectores de aprendizaje, es decir, que sean dominio no sólo de la profesora especialista, sino de los profesores que están en el aula para que puedan ir trabajando intencionalmente, con el contenido -cualquiera sea, de cualquier subsector- las habilidades del pensamiento y las habilidades psicolinguísticas –explica Geraldine-. Eso para mí es central, porque eso no es receta, eso tiene que ver con el manejo teórico-técnico de lo que yo requiero para trabajar en el alumno”.

Por ejemplo, en una clase de Comprensión del Medio en segundo básico, al estudiar los animales y su clasificación, en el libro se presenta una gran variedad de animales y los niños deben escribir los nombres de éstos en los recuadros que ya están divididos en acuáticos, terrestres y aéreos. Como adecuación de la metodología, previo a esto se pueden realizar variados juegos lingüísticos:

  • La profesora o un niño dice los fonemas del nombre de un animal y los niños adivinan de qué animal se trata (aquí se trabaja el nivel fonológico); pueden separar los nombres de los animales en sílabas.
  • Forman oraciones a partir de un animal dado y cambian el orden de las palabras dentro de la oración formulada (nivel morfosintáctico).
  • Caracterizan, describen a los animales y le buscan un atributo (adjetivo). Por ejemplo, el león es valiente y el tigre feroz (nivel semántico) Además, se establecen semejanzas y diferencias entre pares de animales.

Estas actividades no sólo benefician a Nicolás, sino a todo el grupo curso. Otra sugerencia metodológica que podría desarrollar la profesora de este alumno en clase es trabajar el discurso narrativo. La profesora cuenta un cuento o los alumnos leen un cuento y ella dice a uno de ellos: “Ahora,cuéntamelo tú”. Esto tiene que hacerlo inmediatamente, para que no haya un problema de memoria, y el niño lo relata con sus palabras. Evoca, aquí está la memoria. La profesora no se fija solamente en los errores fonoarticulatorios, también va a analizar cómo evoca, si usa el vocabulario adecuado para su edad, cómo estructura las oraciones, si logra identificar que hay un desarrollo en la historia donde hay un conflicto y un descenlace.

El modelo de competencias en TIC

“Los expertos aseguran que actualmente el capital del conocimiento instalado en las distintas disciplinas se multiplica por dos cada cinco años. Esto es lo que hace absurdo formar profesionales muy especializados en áreas específicas, porque a mayor especialización mayor es la caducidad del conocimiento. La tendencia es que el profesional tenga ahora el know why, esto es, que sea capaz de explicarse por qué ocurren las cosas; el know what, esto es el qué ocurre en su dimensión más descriptiva; el know how, que es una competencia asociada a las prácticas, y el know who, puesto que hoy el conocimiento está en redes, y lo importante para el profesional es saber quién lo tiene y dónde está” (Moller & Rapoport, 2003).”

La explicación que enmarca la definición de Competencias TIC en la profesión docente se precisa en los siguientes párrafos:

La competencia es un concepto complejo, pero en el mundo profesional ha llegado ser sinónimo de: idoneidad, suficiencia, capacidad, habilidad, maestría o excelencia. En nuestro país se ha señalado que “la competencia profesional no es la simple suma inorgánica de saberes, habilidades y valores, sino la maestría con que el profesional articula, compone, dosifica y pondera constantemente estos recursos y es el resultado de su integración” (Comisión Nacional para la Modernización de la Educación, 1999).

Guy Le Boterf ha construido una conceptualización de competencia que enfatiza el “saber actuar en un contexto de trabajo, combinando y movilizando los recursos necesarios para el logro de un resultado excelente y que es validado en una situación de trabajo.” (Le Boterf, 2001). Esto significa que el despliegue de la competencia no sólo depende del individuo que la demuestra sino también del medio y de los recursos disponibles para una ejecución valiosa, dentro del marco de expectativas generadas por un ambiente socio-cultural determinado.

El análisis de esta definición nos lleva a determinar que en el conjunto de recursos que moviliza el individuo, se cuentan:

  1. sus recursos internos (conocimientos, saber, saber-hacer, saber-ser, recursos emocionales, culturales, valores);
  2. los externos (bases de datos, redes de expertos, estructura, materiales);
  3. un contexto profesional dado (organización del trabajo, margen de iniciativas, valorización), y
  4. con el fin de responder a las expectativas de la función en la cual se desempeña (resultados esperados, necesidades a satisfacer, criterios de desempeño y logros predeterminados).

La O.E.C.D. ha propuesto definir competencias como la “capacidad para responder exitosamente una demanda compleja o llevar a cabo una actividad o tarea, incluyendo las actitudes, valores, conocimientos y destrezas que hacen posible la acción efectiva”.

Para lograr la definición de las Competencias que se consolidaron en el Mapa Funcional, fue necesario realizar un levantamiento de competencias o unidades de competencias disponibles en las diferentes experiencias del mundo que se han destacado en la realización de sus trabajos en la línea de vincular las TiC y las competencias en el desempeño profesional docente. Para ello, se sistematizaron los aportes presentados por experiencias de 5 países: España, México, Reino Unido, Australia y Estados Unidos. Además, se incorporaron todas las competencias definidas por el Proyecto Tunning para América Latina. También se realizó un análisis profundo de las competencias de desempeño profesional docente propuestas por la Fundación Chile, así como aquellas que podían ser relacionadas con el Marco de la Buena Enseñanza del MINEDUC.

Este mapa permitirá orientar la formación inicial, las inversiones de formación en los docentes en carrera y tomar las decisiones necesarias en el diseño y ejecución del currículum de formación inicial docente que pueda ser más atingente a los tiempos y, que de manera eficiente, eficaz y de alta calidad pueda dotar a los estudiantes de aquellas competencias para ejercer su profesión docente desde el entendimiento del valor que tiene la educación en este nuevo siglo. De manera muy reciente, la O.C.D.E. (2005) publicó su informe “Teachers matter: attracting, developing and retaining effective teachers”, donde se reitera el número considerable de investigaciones que demuestran que la calidad de los profesores y sus formas de enseñanza son el factor más importante para explicar los resultados de los alumnos.

de Ely Publicado en CMI