El modelo de competencias en TIC

“Los expertos aseguran que actualmente el capital del conocimiento instalado en las distintas disciplinas se multiplica por dos cada cinco años. Esto es lo que hace absurdo formar profesionales muy especializados en áreas específicas, porque a mayor especialización mayor es la caducidad del conocimiento. La tendencia es que el profesional tenga ahora el know why, esto es, que sea capaz de explicarse por qué ocurren las cosas; el know what, esto es el qué ocurre en su dimensión más descriptiva; el know how, que es una competencia asociada a las prácticas, y el know who, puesto que hoy el conocimiento está en redes, y lo importante para el profesional es saber quién lo tiene y dónde está” (Moller & Rapoport, 2003).”

La explicación que enmarca la definición de Competencias TIC en la profesión docente se precisa en los siguientes párrafos:

La competencia es un concepto complejo, pero en el mundo profesional ha llegado ser sinónimo de: idoneidad, suficiencia, capacidad, habilidad, maestría o excelencia. En nuestro país se ha señalado que “la competencia profesional no es la simple suma inorgánica de saberes, habilidades y valores, sino la maestría con que el profesional articula, compone, dosifica y pondera constantemente estos recursos y es el resultado de su integración” (Comisión Nacional para la Modernización de la Educación, 1999).

Guy Le Boterf ha construido una conceptualización de competencia que enfatiza el “saber actuar en un contexto de trabajo, combinando y movilizando los recursos necesarios para el logro de un resultado excelente y que es validado en una situación de trabajo.” (Le Boterf, 2001). Esto significa que el despliegue de la competencia no sólo depende del individuo que la demuestra sino también del medio y de los recursos disponibles para una ejecución valiosa, dentro del marco de expectativas generadas por un ambiente socio-cultural determinado.

El análisis de esta definición nos lleva a determinar que en el conjunto de recursos que moviliza el individuo, se cuentan:

  1. sus recursos internos (conocimientos, saber, saber-hacer, saber-ser, recursos emocionales, culturales, valores);
  2. los externos (bases de datos, redes de expertos, estructura, materiales);
  3. un contexto profesional dado (organización del trabajo, margen de iniciativas, valorización), y
  4. con el fin de responder a las expectativas de la función en la cual se desempeña (resultados esperados, necesidades a satisfacer, criterios de desempeño y logros predeterminados).

La O.E.C.D. ha propuesto definir competencias como la “capacidad para responder exitosamente una demanda compleja o llevar a cabo una actividad o tarea, incluyendo las actitudes, valores, conocimientos y destrezas que hacen posible la acción efectiva”.

Para lograr la definición de las Competencias que se consolidaron en el Mapa Funcional, fue necesario realizar un levantamiento de competencias o unidades de competencias disponibles en las diferentes experiencias del mundo que se han destacado en la realización de sus trabajos en la línea de vincular las TiC y las competencias en el desempeño profesional docente. Para ello, se sistematizaron los aportes presentados por experiencias de 5 países: España, México, Reino Unido, Australia y Estados Unidos. Además, se incorporaron todas las competencias definidas por el Proyecto Tunning para América Latina. También se realizó un análisis profundo de las competencias de desempeño profesional docente propuestas por la Fundación Chile, así como aquellas que podían ser relacionadas con el Marco de la Buena Enseñanza del MINEDUC.

Este mapa permitirá orientar la formación inicial, las inversiones de formación en los docentes en carrera y tomar las decisiones necesarias en el diseño y ejecución del currículum de formación inicial docente que pueda ser más atingente a los tiempos y, que de manera eficiente, eficaz y de alta calidad pueda dotar a los estudiantes de aquellas competencias para ejercer su profesión docente desde el entendimiento del valor que tiene la educación en este nuevo siglo. De manera muy reciente, la O.C.D.E. (2005) publicó su informe “Teachers matter: attracting, developing and retaining effective teachers”, donde se reitera el número considerable de investigaciones que demuestran que la calidad de los profesores y sus formas de enseñanza son el factor más importante para explicar los resultados de los alumnos.

de Ely Publicado en CMI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s